Páginas

lunes, 6 de octubre de 2014

De la mansedumbre a la indiferencia

Estamos convencidos que es momento de compartir, compartir y compartir. Por eso queremos poner a disposición de nuestros amigos, nuestro principal altavoz en ese compartir, que es este blog. Aquí este primer gran post de nuestra amiga Marga, comentarista habitual de otros posts nuestros:

"Si algo bueno ha tenido esta crisis, es que ha venido acompañada de un replanteamiento del modelo de vida y de sociedad que tenemos. Y cuando digo "crisis" no me refiero solo a la crisis económica: es todo un modelo social y estructural el que, no solo está "obsoleto" como dicen muchos, sino "viciado" desde el mismo momento en que se ideó. Para afirmar esto que digo, he tenido que recorrer un largo camino, muy duro porque he tenido que enfrentarme a realidades inimaginables y muy dolorosas. En el camino, he conocido a gente con diferentes inquietudes, que me han ido abriendo los ojos sobre diferentes realidades, me han pasado lecturas y vídeos con los que he seguido aprendiendo. Al final, tras descubrir que no hay más verdad que TODO ES MENTIRA, y por una cuestión de salud mental y física, decidimos apartarnos en la medida de lo posible de este sistema y acercarnos a lo esencial: la tierra. Viviendo en el campo, al ritmo que marca el sol y las estaciones, uno descubre que forma parte de un todo, que la vida es mucho más sencilla de cómo nos la habían pintado y se empieza a valorar todo aquello que hasta ahora no se había apreciado: el rayo de sol que calienta, el agua que uno bebe, la brisa que refresca o el aroma del tomillo con el rocío de la mañana. Esta simbiosis con la naturaleza me ha llevado a ser una persona más pacífica y sosegada, más sana y , sobre todo: ¡más feliz!

No obstante, si hoy estoy escribiendo estas líneas es porque no he podido cortar definitivamente con la sociedad, pues como lo habréis adivinado: ¡tengo internet! He reflexionado mucho acerca de cómo desconectar definitivamente de la sociedad o, como decía Quino en boca de Mafalda: "Paren el mundo, ¡qué me quiero bajar!", pero no he encontrado el modo. He pensado en las sociedades paralelas, como los Amish o en otros modelos a los que siempre se acaba denominando peyorativamente "sectas" y he llegado a la conclusión que si se les permite existir es porque la Sociedad con "s" mayúscula los tolera y si hay "tolerancia" es porque existe subordinación, pues no se puede hablar de "tolerancia" entre iguales. Es decir, que haga lo que haga, siempre estaré supeditada al Sistema. Luego, solo quedan dos opciones: o lo acepto o intento cambiarlo.

A lo largo del camino, he descubierto con alegría que la gran mayoría de las personas que conforman la sociedad no abriga maldad. En cambio y por desgracia, sí que vive con miedo, desinformada, programada para no pensar, de tal manera que vive aborregada. Entonces: ¿cómo intentar un cambio en estas condiciones? Creo que la única forma es abriendo los ojos, para volver a ser seres racionales y siguiendo un proceso similar al que narraba al inicio. Por ello, es nuestra obligación informar y hablar con nuestros semejantes sobre todo aquello que hoy ya sabemos, sea sobre alimentación, control mental, falacias sobre terrorismo, etc., pues de diez, quizás ocho pasen de largo al estar tan mermada su capacidad de pensar, pero tal vez en dos ciudadanos se despierte la curiosidad y, siguiendo ese proceso de investigación, acaben ellos también necesitando cambiar el paradigma.

Para alguien que vive en el campo, hablar de estos temas sería, a priori, tan absurdo como innecesario, pues reitero que soy mucho más feliz en mi mundo, sin tener que sufrir reviviendo las obscenidades del Sistema cada vez que las comento con un conciudadano. Leí anoche en un post titulado: "Bienaventurados los mansos", que cuando uno vive rodeado de naturaleza, resulta fácil dejarse hipnotizar por ésta, aunque corra el riesgo de volverse "manso" y deje por ello de luchar por doblegar las circunstancias. No puedo estar más de acuerdo: fácil, sí que es, pero: ¿debo permitir que esa mansedumbre me lleve a la indiferencia? Tal vez, el día que definitivamente me desconecte de la red, eso ocurra. Mientras tanto, tengo una responsabilidad con mis semejantes."

No hay comentarios: