Páginas

domingo, 16 de diciembre de 2012

¡Yo no he sido!

Nuestro amigo Rafa nos hacía el otro día una reflexión a raíz de una anécdota que, por su coincidencia con otros temas tratados en este blog, nos hemos animado a reproducir. Y desde luego, los que tenemos hijos, la hemos experimentado más de una vez en casa. Resulta que, estando en casa con unos amigos que tienen dos hijos, mientras charlaban en la cocina, escucharon un estruendo tremendo en el salón...Antes de que el ruido del desastre se apagase, se escucharon dos voces al unísono gritando "¡Yo no he sido!"....
Ese "escaqueo" es el resorte que utilizan los niños para evitarse un posible castigo, pero los adultos no somos ajenos a esa dinámica, si bien por nuestra experiencia, depuramos la expresión, y en vez del "Yo no he sido", utilizamos la expresión "¿Quién es el culpable?". Eso nos garantiza una búsqueda constante en el más allá de mis huesos...Una constante mirada inquisitoria hacia los demás...Una persistente búsqueda de "chivos expiatorios" a los que crucificar, o de "cabezas de turco" que exponer para escarnio público...Pero ningún atisbo de la verdadera pregunta que debemos hacernos de primeras: "¿Y YO QUÉ PUEDO HACER?".
Esta es una idea que hemos repetido en numerosos posts (ver 1, 2, 3, etc), pero no por ello deja de tener vigencia en los momentos que vivimos. Ya que en los gravísimos momentos actuales, está muy bien analizar las razones y los culpables que nos han llevado hasta esta situación. Pero no se trata de, si eres de una ideología, cargar contra el "chivo expiatorio" de la contraria y a la inversa...Mucho antes es crucial plantearse qué podemos hacer cada uno de nosotros, para salir de ésta...Y algunos apostarán por alzar la voz en la calle (4)....Otros por optar por construir alternativas al sistema actual (5)...Otros por adaptarse y aceptar un cambio en su vida (6)....Otros por aprender por fin de su tragedia (7)...Otros dejarán de ser "niños-vicente" (8)...Quizás algunos decidan "pringarse" para cambiar la situación actual (9)...Y otros, quizás, se darán cuenta de que sí hay alternativa: hacer lo correcto (10)...
Si no nos planteamos qué podemos hacer, y estamos siempre culpando a los demás desde la barrera, pensaremos que somos adultos...Pero en el fondo estaremos actuando como niños....¡YO NO HE SIDO!...