Páginas

viernes, 30 de noviembre de 2012

Islas de Autogestión

Viendo la que está cayendo no paro de preguntarme cómo sólo se producen conatos puntuales de indignación colectiva. Sin duda son muchos más, y más frecuentes de lo que los medios de comunicación nos muestran. Pero indudablemente no son apabullantes, como fueron las manifestaciones de apoyo a la selección española de fútbol tras la Eurocopa o el Mundial. Y no paro de preguntarme por qué. ¿Puede ser que estemos tan adormecidos? ¿Tan "drogados" nos tienen con nuestra dosis de "pan y circo"? No puede ser...Ya son millones los hogares que están sufriendo los zarpazos del desempleo y de los salvajes recortes...Y por poco que acerques el oído a una conversación en cualquier cafetería, la gente "echa pestes" de la situación actual y de las decisiones que se están tomando. Y algunas personas lo están pasando realmente mal...Entonces, ¿qué nos pasa? ¿Es tan sólo la esperanza del condenado de que su pena de muerte sea conmutada? ¿Es una especie de "síndrome de Estocolmo" de afección de los secuestrados por quienes han urdido el secuestro?


Creo que es momento de medidas drásticas, para contrarrestar las irreversibles decisiones que se están tomando y que condicionarán el futuro de nuestros hijos y nietos. Una huelga general puede estar bien, pero considero que muchos de los que las convocan han estado también en el origen de la situación actual, y sus planteamientos no nos van a sacar de esta. De todas formas, si lo que se quiere es ir más allá de escenificar un descontento colectivo, una huelga de un día no sirve absolutamente de nada. Tan sólo para la guerra de cifras entre Gobierno y Sindicatos al final del día. Si se quiere lograr resultados, probablemente sea preciso ir a paralizar realmente el país, y eso exige una concienciación colectiva que, desgraciadamente no tenemos aún.

Por eso pienso que es tan importante generar islas de esperanza a la vez que se batalla en las calles y en los medios de comunicación. Refugios de autogestión que permitan evidenciar que otro mundo es posible sin depender de los políticos y sus subvenciones, o de los banqueros y su sucio dinero. Pero ello exige que, como sociedad, apostemos juntos por cambiar esto, y nos unamos a proyectos por los que nos sintamos motivados. Hemos conocido uno muy interesante: http://ow.ly/fIEeu Y nosotros estamos apostando por uno concreto: #Artedemismanos (http://goteo.org/project/artedemismanos).  Si te apetece, no dudes en unirte a nosotros y apostar por esta isla de la autogestión. Pero te animamos a que crees también tu isla de esperanza con quienes te rodean. Y ojalá dentro de un tiempo, todas estas islas formen un gran continente, y tras él un nuevo mundo, que cuaje en otra realidad