Páginas

jueves, 15 de marzo de 2012

Comparto sueldo para que otro/a trabaje (#compartosueldoyotrotrabaja)


Llamemos al pan, pan y al vino, vino. La economía va mal, el déficit está en las nubes, se despide a mucha gente porque no hay recursos... ¡Señores, hay que apretarse el cinturón! Si, pero ¿para qué? Si me aprieto el cinturón es para poder meter barriga y que no se vean los michelines, pero aquí, los michelines deben ser de campeonato, porque ni alcanzo a verlos; ¡ni tan siquiera llego a saber qué clase de pantalón me estoy poniendo!. En resumen ¿a dónde demonios va el dinero que me han reducido de la nómina? ¿Y el de los recortes éstos que se anuncian a bombo y platillo? ¿A DÓNDE? Porque yo, que soy de monedero y "mercaillo" no me entero de nada con tanta palabrería oscura. (O quizás es eso lo que se pretende)

Bueno, pues tengo una propuesta , una de esas de "la cuenta de la vieja",  pero que todo el mundo entiende, clara y directa. No me importa que se me reduzca un 10% o incluso un 20% o 25%  mi sueldo si con ello otra persona puede trabajar. Es decir, si varios hacemos esto, la unión de esos tantos por ciento llegaría a formar un sueldo para otra persona. Hasta aquí, las matemáticas funcionan.
 ¿Para qué nos van a hacer trabajar más horas por menos y , en consecuencia, se reducen puestos de trabajo? ¡Es absurdo! ¡Si lo que necesitamos son más familias con ingresos! Por eso propongo: NO a las reducciones arbitrarias. Yo doy voluntariamente, pero... ¡Si me quitan dinero que sea para otro!  Quiero ver una lista de nombres, quiero saber que hay una familia que ya no mira preocupada la cuenta del banco temblando. En definitiva, quiero saber que ese dinero va para personas de carne y hueso, que luchan día a día, que ven la tele y meten 50 céntimos en el carrito de la compra, no a partidas presupuestarias y números sin cara,  sin manos y sin alma.

4 comentarios:

Cardamomo dijo...

A ver, obviamente yo no tengo ni idea de economía, ni micro ni macro, por lo que no puedo decir si vuestra idea es factible o tendría éxito. Pero por sentido común sí que së que la reforma laboral que se ha propuesto al menos a corto plazo sólo va a ayudar a aquellas empresas que quieran librarse de sus emplead@s a un módico precio, va a ahondar más en el conflicto entre generaciones y clases sociales y, además, colma de desasosiego y desamparo a todos, pero sobre todo a los más desfavorecidos. Por eso, yo sí que entendería que se emprendieran medidas como la que proponéis, aceptaría con gusto ese sacrificio si me garantizarán que iba a tener una repercusión inmediata en creación de puestos de trabajo. Ahora bien, ¿Qué porcentaje de la población activa estaría dispuesta a asumir ese mismo esfuerzo? Más aún, ¿Cuántos podrían permitirse renunciar a un 25% de sus ingresos? Mi entorno familiar es muy, muy humilde, lo,que predomina es l desempleo y los que trabajan, con sueldos escasamente mileuristas. ¡Con deciros que yo casi soy la rica de la familia, y ya sabéis cuáles son mis ingresos! Quizás por eso, por lo,que veo a mi alrededor, estoy ansiosa a ver si de una vez alguien empieza a poner algo de sentido común en este embrollo monumental en el que nos encontramos.
Besitos, haré referencia a vuestra iniciativa en mi blog personal.
Carmencita MM

Antonio José Sáez Castillo dijo...

Me apunto, pero no para que le den un sueldo a otro. Me apunto cediendo el 25% de mi sueldo para crear un fondo que financie a gente con ideas, con iniciativa y con la necesidad de que les apoyemos para empezar a salir adelante con sus proyectos.

Antonio José Sáez Castillo dijo...

Por cierto, se me ha olvidado decir que ya me han quitado en torno al 15% en los últimos tres años... ¿Para qué?

Antonio José Sáez Castillo dijo...

Nos han copiado la idea, lo cual es un auténtico placer: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/04/27/andalucia/1335550615_201065.html
A pesar de que al final la medida no haya sido aprobada, ya ha supuesto que cada uno "se retrate" en su favor o en su contra. A algunos partidos y sus dirigentes se les ve nerviosos, como fuera de juego. Yo, por mi parte, voy tomando nota de todo.